Compartir
Tiempo de lectura: 3 minutos

A lo largo de los siete meses que ha durado la cuarentena por COVID-19, los principales operadores de internet en el país han bloqueado al menos 73 portales, cifra que se encuentra encabezada por 27 dominios de 26 medios de comunicación, de acuerdo con los registros de IPYS Venezuela.

El Pitazo, NTN 24, VivoPlay, VPI TV, Noticia al día, Armando.info, La Patilla, Efecto Cocuyo, Aporrea.org, Punto de Corte, Caraota Digital, El Universal, Globovisión, Correo del Caroní, Tane Tanae, La Prensa de Lara, Diario La Mañana, Correo del Orinoco, VTV, Diario 2001, Runrun.es, Monitoreamos, EVTV Miami, Sumarium, Insight Crime, y los dos dominios usados por el portal Alberto News, han presentado bloqueos intermitentes a lo largo de los últimos meses.

Al menos 12 plataformas con información de la COVID-19 fueron otros de los sitios restringidos por los operadores Cantv, Movilnet, Digitel, Movistar, Inter y Supercable, durante las semanas del confinamiento, que se han extendido durante más de siete meses, desde el 13 de marzo cuando se anunció el decreto de estado de alarma.

Los dominios promovidos por la Asamblea Nacional con información del virus y recomendaciones para evitar su contagio, además de los ejecutados para llevar a cabo el proceso de inscripción al plan Héroes de la Salud, registraron bloqueos intermitentes, que también se extendieron a la página de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y a la del Ministerio del Poder Popular para la Salud.

Plataformas de activismo político (8), economía (3), pornografía (8), redes sociales (4), motores de búsqueda (1), servicios de Google y otras herramientas de comunicación (4) y hasta VPN y proxys (3) también registraron bloqueos que fueron encabezados principalmente por restricciones de DNS, y algunos portales, más recientemente, comenzaron a verse afectados por bloqueos HTTP.

El observatorio de Internet, VE sin Filtro reportó el lunes 12 de octubre la implementación de nuevos bloqueos HTTP por parte de la estatal Cantv, a al menos 30 portales que ya registraban otro tipo de dificultad de acceso. En su publicación, el Observatorio señaló que 13 de los portales probados corresponden a medios de comunicación.

Limitar el acceso a los sitios web informativos en cualquier escenario es un hecho que viola los derechos humanos de la población, pero que en medio de la emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19 se transforma en un elemento que coarta la oportunidad de tener a más ciudadanos documentados sobre hechos de interés público y con datos valiosos para salvar vidas.

En el más reciente informe de la organización Freedom House, titulado “La sombra digital de la pandemia”, la organización señaló que la emergencia sanitaria de coronavirus ha acelerado de forma dramática el declive “en la libertad global de Internet” marcando un generalizado deterioro que se vio de forma particular en Venezuela con un puntaje de 28 sobre 100, en un índice que considera que el internet es verdaderamente libre cuando se posiciona entre 70 y 100 puntos de la escala.

De acuerdo con el reporte, las fallas del servicio eléctrico, el deterioro de la infraestructura de telecomunicaciones y los ataques y bloqueos sistemáticos, dieron como resultado que la libertad en internet en el país disminuyera, y se posicionara como la nación con la más alta caída de la libertad en red en los últimos cinco años, pasando de 40 puntos en 2016, a 28 en 2020, y quedando por debajo de naciones como Egipto, Filipinas y Ruanda.

Este deterioro de las garantías en la red socava la estructura democrática ya debilitada en el país, y sin embargo, el Estado venezolano no disminuye sus restricciones ni bloqueos a portales informativos, sin importar las recomendaciones realizadas de forma reiterada por organismos internacionales de los que Venezuela es parte. 

Ya desde 2011 diferentes Relatorías de Libertad de expresión señalaban que los bloqueos a sitios web “constituye una medida extrema —análoga a la prohibición de un periódico o una emisora de radio o televisión—”, y más recientemente, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión (RELE) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), llamó a los Estados del hemisferio a “respetar la prohibición de censura previa y abstenerse de bloquear total o parcialmente sitios de medios de comunicación, plataformas o cuentas particulares en Internet”.

Con estas restricciones a sitios informativos y a portales de interés ciudadano, el Estado venezolano limita gravemente las oportunidades que posee la población para estar enterada de lo que acontece en el país, y aumenta los riesgos en las personas de vivir en desiertos informativos.