Compartir
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Habitantes de la comunidad de El Bolivariano en la parroquia Altagracia de la ciudad de Cumaná llevan una década sumergidos en aguas negras y en abandono gubernamental.

Vecinos denunciaron que el sector vive inundado en cloacas desde hace 10 años por la falta de inversión en el sistema de bombeo y de reparación de los colectores caídos.

Asimismo, advirtieron que producto de la contaminación han proliferado enfermedades de la piel y respiratorias en niños y adultos mayores; así como, paludismo y dengue.

“Nosotros solo le vemos la cara al alcalde Luis Sifontes y al gobernador Edwin Rojas cuando están en campaña y necesitan los votos, después se olvidan de la comunidad y sus promesas y se encierran en cuatro paredes”, expresaron.

Los vecinos indicaron que en varias ocasiones se han reemplazado las bombas por otras defectuosas o que no tenían la capacidad, situación que no solucionó los botes de aguas negras a pesar del llamado constante de la comunidad a los entes competentes.