Compartir
Tiempo de lectura: 3 minutos

La ciudad de Cumaná conmemora este viernes su 505 aniversario de fundación en medio del abandono, la inseguridad y promesas incumplidas por parte de sus gobernantes: un legado de elefantes rojos y saqueo de recursos.

Transitar las calles de la primogénita del continente americano se ha convertido para los cumaneses y visitantes en un deporte extremo: la falta de inversión ha dejado huellas indelebles en sus arterias viales llenas de huecos, aguas negras, basura acumulada y la delincuencia desatada.

Paso peatonal sobre el puente de la Av. Mariño de la ciudad de Cumaná – Foto: Adonay Pernia

Los gobernantes de turno han priorizado su gestión en operativos de maquillaje y la ciudad aún espera por esas promesas de hace cinco años, de 43 proyectos que quedaron en papel, algunos iniciaron para quedar en ruinas que nos recuerdan el desfalco de más de cinco mil millones de bolívares que fueron aprobados para convertir a Cumaná en una ciudad modelo.

Cinco años después del quincentenario la ciudad clama por justicia, mientras las denuncias realizadas en 2015 por los legisladores de la oposición Paúl Elguezabal y Fredis Guzmán continúan engavetadas en el Ministerio Público y en la Contraloría del estado Sucre.

Hoy el sentimiento que une a los cumaneses es el dolor y la indignación de ver a una ciudad con tanta historia y recursos para ser modelo en Latinoamérica, con un amplio potencial turístico digno de las metrópolis europeas, hundirse en las entrañas de la indolencia y el abandono.

Bus Cumaná

Una de las promesas más esperadas por los ciudadanos era poder contar con un sistema de transporte público moderno y ordenado que garantizara el traslado seguro de los ciudadanos en rutas urbanas y extraurbanas.

La flota de unidades Yutong ha convertido el estacionamiento de las instalaciones de PDVSA en la avenida Rotaria en un cementerio de autobuses y la misma suerte corrió la estación de trasbordo en el terminal de ferry.

Cementerio de unidades Bus Cumaná – Vista Satelital Google Maps

Terminal de pasajeros

La polémica obra de 200.000.000 de bolívares fue construida en la autopista Antonio José de Sucre y hoy continua en desuso ante la negativa de chóferes de usar las instalaciones para prestar sus servicios por la ubicación, el tamaño y la falta de seguridad.

Foto: Archivo – Estructura abandonada de lo que sería el nuevo terminal extraurbano de Cumaná

Ordenación del centro de la ciudad

La ordenación del centro de Cumaná era una deuda heredada de varios gobiernos y figuraba dentro de las obras de los 500 años con la construcción del mercado de buhoneros por un monto de 69.999.974,46 bolívares.
Del proyecto solo se ejecutó la remoción de tierra e instalación de algunos pilares.

Estructura incompleta de lo que iba a ser el mercado de Buhoneros de la ciudad

Fortalecimiento del sistema de salud

El gobierno nacional destinó 300.000.000 de bolívares para la rehabilitación de cinco quirófanos, la construcción de la emergencia y del tanque de agua del Hospital Universitario de Cumaná. En 2020, los cumaneses aún esperan por la culminación de las obras.

Emergencia del HUAPA prometida aun sin funcionar

Pasillos del Hospital de Cumaná

Red de aguas servidas

Este proyecto que pretendía mantener las calles de la ciudad libres de cloacas con el mantenimiento del sistema de aguas servidas tuvo un monto inicial de 60.000.000 de bolívares. Posteriormente, fueron aprobados nuevos recursos ya que los anteriores no se ejecutaron y hasta la fecha el Gobierno no ha solucionado problema.

Comunidades sumergidas en posos de aguas residuales en la ciudad primogenita del continente
Malesa cubre producto de las aguas cloacales cubre toda la 2da Transversal de la calle Bolívar de la ciudad

Asimismo, se aprobaron recursos para la recuperación de las riberas del río Manzanares por 40.000.000 de bolívares, la biblioteca de la Universidad de Oriente por 120.000.000 de bolívares y 366.000.000 de bolívares para la rehabilitación del polideportivo de Cumaná.

Deportistas en Cumaná añoran  volver a ver en buenas condiciones las instalaciones del polideportivo Félix Laito Velásquez  | Foto: Joanne González