Compartir
Tiempo de lectura: < 1 minuto

Debido a las dificultades para surtir las carrozas fúnebres con gasolina, las empresas que se dedican a este ramo están imposibilitadas de prestar sus servicios de traslado a los camposantos. Así lo aseguró Joel Bruzual, gerente de Memoriales Unión y delegado de la Cámara Funeraria del estado Sucre.

El problema es que la escasez del carburante no solo afecta a la ciudad de Cumaná. También a todas las ciudades aledañas donde no hay empresas que presten estos servicios, por ejemplo, Cumanacoa, Marigüitar, Limonal, Santa Fe y muchos otros pueblos de la zona cuyos habitantes tampoco tienen la posibilidad de trasladar a sus fallecidos de forma digna.

Además, muchas de esas personas pagan un plan funerario durante años que luego no pueden utilizar porque las carrozas no tienen combustible.

Reuniones infructuosas

Bruzual destacó que, por esta razón, la cámara adelantó gestiones ante la Zodi para intentar regularizar el suministro de combustible. Los asociados lograron acordar un cronograma de entrega de 50 litros semanales para cada empresa. El acuerdo apenas duró tres días. Posteriormente, redujeron la entrega a solo 20 litros. Y, al final, les notificaron que no les darían más gasolina de forma preferencial.  

Debido a que esta es una cantidad irrisoria para atender todas las solicitudes, los funerarios se reunión con el Defensor del Pueblo. Este prometió hablar con los gobiernos regional y el municipal, además de los representantes de la Zodi.

Posteriormente, el mismo Defensor tuvo que admitir ante los prestadores de servicio funerarios que ninguna de sus solicitudes ante las autoridades dio los frutos esperados.

“Imagínate, si no le hacen caso al Defensor del Pueblo, menos a nosotros los funerarios”, expresó Bruzual.