Compartir
Tiempo de lectura: 2 minutos

El Banco Central de Venezuela bloqueó recientemente un sistema privado de pago en dólares dentro del país, sin embargo, expertos en finanzas califican esta medida como un error y recomiendan la apertura urgente de mecanismos similares para poder cancelar bienes y servicios en monedas distintas al bolívar.

Henkel García, director de la firma Econométrica, en entrevista con la Voz de América dijo que la decisión del ente financiero se dio luego de que se filtrara información, según la cual la banca trabajaba en un sistema de pago en dólares con la modalidad de tarjeta de débito.

“Había la posibilidad de que quien tuviera una cuenta custodia, con dólares físicos como respaldo, pudiese utilizar tarjetas de débito para hacer pagos de bienes y servicios en Venezuela. Eso requería de un organismo privado que se encargaría de la compensación de ese sistema”, especificó García.

Agregó que la circular del BCV detuvo el sistema de golpe, pues no permitió la existencia de un sistema de pago interbancario, pero las cuentas custodia y las transferencias electrónicas dentro de los mismos bancos sí podrán continuar.

El economista José Manuel Uzcátegui exigió, por su parte, una aclaratoria del BCV sobre su decisión. En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter señaló que el ahorro institucional en divisas es sano para la seguridad y operatividad en una economía “informalizada y dolarizada”.

Al respecto, el también economista Manuel Sutherland dijo a VOA que esta decisión representa un retroceso: “Debería permitirse que esos instrumentos sirvan, sobre todo, para recibir remesas de una manera barata”.

En opinión de Sutherland, la política cambiaria en Venezuela, regida por un control oficial desde hace 17 años, se ha llevado a bandazos. Atribuye la última restricción del BCV a la abrupta caída de la demanda de bolívares.

“Ante una situación de desaparición o destrucción progresiva del bolívar gracias a la hiperinflación, es muy necesario que se abran otros instrumentos de pago para solventar las necesidades monetarias para pagar, desde un mercado hasta un vehículo. Los bolívares no alcanzan para eso”, argumentó.

El comunicado del BCV exigió el “cese inmediato de cualquier producto o servicio que los bancos universales y microfinancieros se encuentren ofreciendo a sus clientes, que impliquen el pago de bienes y servicios en divisas con cargo a las cuentas en moneda extranjera en el sistema financiero nacional”.