Compartir
Tiempo de lectura: 2 minutos

Luego de que varios países anunciaran la compra por adelantado de lotes de vacunas para el combate del coronavirus Covid-19 o SARS-CoV-2, y ante la evidencia de personas recuperadas que han vuelto a experimentar los síntomas de la enfermedad, surge la gran interrogante: ¿Son efectivas las vacunas contra el Covid-19 en casos de reinfecciones?

Está comprobado que la inmunidad protege frente a la infección por SARS-CoV-2; sin embargo, se han difundido varios estudios que cuestionan los beneficios a mediano y largo plazo de las ansiadas vacunas.

Unos dicen que la población ya inmunizada es mayor de la que tiene anticuerpos y que, por tanto, estamos cerca de obtener la inmunidad poblacional (estimada en un 40-60 %). Por otro lado, se han comunicado varios casos de reinfecciones por Covid-19 al cabo de unos cuatro meses tras el primer episodio.

Pacientes reinfectados, no reactivados

Hasta hace poco, se creía que una nueva PCR positiva en pacientes que ya se habían curado de Covid-19 sería un error de laboratorio o una persistencia más prolongada de lo habitual en la replicación viral.

Sin embargo, esta semana se comunicó la noticia de tres pacientes con Covid-19 que fueron confirmados por PCR durante la primera ola de la pandemia en marzo-abril y que, luego tres o cuatro meses, volvieron a dar positivos por PCR. Los casos son de Hong Kong, Holanda y Bélgica.

La secuenciación del coronavirus y su comparación con el primer aislado viral confirmó que se trata de variantes distintas en los tres casos. Son reinfecciones y no reactivaciones.

De este modo, se confirma que la inmunidad frente al SARS-CoV-2 no es duradera, como ocurre con otros coronavirus. Probablemente las reinfecciones son raras y requieran una variante viral lo suficientemente distinta y varios meses de intervalo entre una y otra exposición.

Vacunas para todos

Una vez analizada toda la información actual sobre inmunidad y vacunas contra el Covid-19, los investigadores concluyen que:

* Los pacientes infectados por SARS-CoV-2 desarrollan inmunidad, aunque la presencia de anticuerpos puede no ocurrir en los asintomáticos o desaparecer pronto en el resto.

* La inmunidad natural frente al SARS-CoV-2 es parcialmente protectora, esto es, puede no evitar reinfecciones (asintomáticas), pero sí las formas clínicas graves (Covid-19). Esto explicaría que cada vez haya una mayor proporción de formas más benignas de la enfermedad.

* Los pacientes curados de Covid-19 (incluyendo los que tienen anticuerpos) deberían continuar cumpliendo las medidas de distanciamiento social y uso de mascarillas que se recomiendan para el resto de la población, puesto que pueden reinfectarse. Aunque ellos tengan poco riesgo de padecer formas graves, podrían transmitir el virus a otros.

* Las vacunas contra el SARS-CoV-2 deberán también considerarse para las personas que ya han padecido la infección previamente, pues reforzarán la respuesta inmune protectora.